Pintxos de humo

El periódico / 4-2-2011

Que una ministra del gobierno central tenga los ovarios de invitar al contribuyente a delatar a los ciudadanos que fuman o que regentan establecimientos donde se permite fumar es de primero de Stalin, (perdón por el exabrupto), es que  ha visto demasiadas veces “La invasión de los ultracuerpos” o que tiene la exclusiva de las estufas de terraza.
Quizás no le han contado sus mayores lo que ocurrió en este país durante la guerra civil y la posguerra, donde los delatores hicieron su deleznable agosto sangriento de un lado y de el otro,  hoy ya sabemos que en esto si fuimos iguales, tan iguales a esa Europa que estamos empeñados en alcanzar.

El nuevo orden que se instala en la maltrecha Europa hereda lo peor de las ideologías del siglo XX,  la vieja batalla, el derecho individual frente al beneficio supuestamente colectivo.
Tratar a un fumador como a un aquejado de la peste negra porque contamina el aire de los otros, me parece débil excusa, porque mañana será otra,  tengo la mosca detrás de la oreja de que esto es solo el principio, una prueba, y así hasta aburrir.

Que problema hay en conjugar los derechos de unos y otros? Tan difícil es garantizar el cumplimiento de la ley manteniendo un espacio para los fumadores si así lo deciden los propios establecimientos?  Por mi parte, me niego a la exclusión,  gracia me hacen quienes hace unos meses bramaban contra la prohibición de los toros y ahora lo hacen contra la nicotina.
Reniego de que la democracia sea utilizada para dividir a los ciudadanos, no me tomen el pelo,  quien mas quien menos le ha echado un ojo a Maquiavelo,  pronto se meterán con nuestra tradición culinaria, con el volumen  de nuestras conversaciones de bar (esas que ya no se hacen en los bares sino fuera, fumando y convirtiéndonos en estatuas de hielo) ¿para cuando creen  que los esperamos en la alcoba?
Los intelectuales del nuevo orden europeo preparan su asalto al poder,  desengáñense “Farenheit 451” no era una novela de ciencia ficción, es la realidad que viene.
Ja! me río de los ideales del 68, con lo bonito que les quedó aquello de; “prohibido prohibir”, se acuerdan?

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CONTACTA

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account