“El Loco y yo hemos hablado mil veces sobre fe, creencias y demás. Él no es creyente (yo sí), pero tiene mucha fe. Con una banda tan amplia lo normal hubiese sido no llegar”

El pasado viernes, inesperadamente, Loquillo tenía que actuar en Bilbao, en las fiestas, en una sustitución de emergencia. Con los miembros del grupo desperdigados de vacaciones, en doce horas hubo que organizar el concierto. Todos llegaron a tiempo… Igor Paskual nos cuenta la aventura desde dentro.

Leer texto completo…