VIVA DURRUTI

Un gélido silencio en la diagonal

anuncia la llegada del frente nacional

Barcelona ciudad abierta

ya no tiene quién la defienda.

No se levantan barricadas

nadie tras los parapetos

lejanas noches de vigilia

pólvora, tabaco y cuero.

El rugido de las fábricas

solidarios, pistoleros

tan duros como el metal

con el que fraguan los sueños.

Quién defenderá las ramblas

Ascaso y Durruti muertos

compañeros, milicianos

ya no quedan naranjeros.

En trincheras de sangre y lágrimas

vencidos, sin nombre, sin patria

en la última hora del último día

el último hombre, la última bala.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CONTACTA

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account