Hay un lugar donde aún se baila

en los rincones de mi ciudad,

donde aún hay tipos mucho más duros

de lo que puedas imaginar.

Tienen su hogar en las cloacas,

tienen su ley sobre el compás,

apuestan quien empeña el alma

por un minuto de baile más

Auu, auu, baja a los rincones de tu ciudad.

Auu, auu, cede a tus zapatos la locura de bailar.

Hay un D.J. en pie de guerra

que a su señal vibra el timpal,

y mi cabeza da contra el techo

y aunque yo quiera, no puedo parar.

Ten precaución del club de baile,

por la nación se extiende ya,

no hay nada ya ás nihilista

que esta energía de tipo animal.

Auu, auu, en este sitio sólo hay un refrán.

Auu, auu, todo es basura lo que no sirve para bailar

Auu, auu, busca en los rincones de tu dial.

Auu, auu, leyendo a los maltidos no se aprende a pelear.