Sobre tocar en teatros y otras salvedades…

Pienso que el teatro, como espacio creativo se ha banalizado.
La crisis ha abocado a músicos y artistas de tendencias variopintas a giras acústicas que solo ofrecen variaciones sobre el repertorio habitual. La ética y la estética poco importan. Muchas de esas luminarias desconocen el suelo que pisan y lo que significa.
Para mí, tocar en el Palau de la Música en el 95 fue una declaración de principios contra la ortodoxia, no volveré al Palau.
Entonces, al Palau se iba a uno a consagrar, a sentir el suelo crujiendo bajo los pies, una experiencia única y reverencial.
Desde mi adolescencia supe que estaba reservado a los grandes.
No se equivoquen; al teatro yo me llevo a mis poetas favoritos, es el escenario ideal para un proyecto que abarca dos décadas de mi trayectoria musical y personal.

Sobre su Financiación

La gira que iniciamos el día 8 de Enero en Logroño, tras el parón provocado por el accidente de Jaime Stinus es autogestionada, los patrocinadores han sido de una importancia capital, la crisis economica que sufre nuestro pais la sufrimos todos, el dinero publico destinado a la cultura ya no existe y proyectos como este, solo salen adelante asumiendo riesgos.
Será una gira excepcional y tendrá fecha de caducidad.

Nuevo Proyecto

Es cierto que Sabino Mendez y yo llevamos un tiempo trabajando en un proyecto conjunto, para qué ocultarlo más.
Ambos estamos de acuerdo en que Igor Paskual era nuestro hombre, el encargado de buscar una banda de garaje que encaje en el puzzle.
Una banda joven, emergente, con imagen y mala leche, rabia y actitud. No hay miradas al pasado, esa perspectiva está totalmente descartada. Será como “Su nombre era el de todas las mujeres” un disco coral e intergeneracional.
El nombre de la banda? … pues se admiten apuestas!

Sobre la promoción y otros sapos

Uno esta acostumbrado después de tantos años a observar al periodista que viene a cubrir la noticia de tu nuevo disco en un plis plas. Los veteranos merecen compartir una copa, los listillos la mínima confianza y los recién llegados una oportunidad.
A la primera de cambio pensé en casa de herrero cuchara de palo.
Cesar que así se llama tenia un miedo escénico que le delataba, sus preguntas deambulaban entre la prensa del corazón y el Viejo Topo. Parecía confuso, así que hablé con Luis Alberto y dada la cercanía entre mi hotel y su casa pensé que sería un detalle para la entrevista visitar al poeta en su biblioteca personal, impensable privilegio para cualquier mortal.
La sorpresa fue que cuando al hacer las presentaciones, el periodista de Rolling Stone bastante alterado le espetó que su hijo le había robado la novia, nos dejó boquiabiertos.
Al leer la entrevista publicada un mes despues no me pareció extraño que en el titular confundiera al director de la Biblioteca Nacional con un ministro de Aznar. Ya que estamos, puntualicemos; Luis Alberto de Cuenca, fue Director de la Biblioteca Nacional y Secretario de Estado, nunca Ministro.