Contento es un dardo al desánimo, un canto a la resistencia individual y a la lucha por la vida, más allá de la simple subsistencia, en plena tempestad.