Tras el éxito obtenido con el doble LP A por ellos… Loquillo y su banda de trogloditas se lanzan a una interminable gira por todo el país, realizando mas de 130 actuaciones en un solo año. En Barcelona, durante las fiestas del PSUC, rompen el techo de asistencia a un concierto (mas de 120 mil personas y pagando!). Los hits se suceden y permanecen meses en las listas de éxitos. La banda se convierte en fenómeno de masas y Loquillo, su líder en un ídolo más allá de la música.

Pero el éxito enseña el otro lado de la moneda, pierden el contacto con la realidad, los paseos por el lado salvaje de la vida cobran factura, demasiados aviones, demasiados hoteles, demasiado éxito, demasiadas actuaciones….una intoxicación de rocanrol.

Las relaciones con su manager de entonces, Pito se deterioran notablemente y un día Loquillo decide poner punto final.

Cancela la gira, confía sus asuntos al histórico promotor y amigo Gay Mercader, y recomienda a Tacker que ingresa en un centro de desintoxicación.

No es un buen momento para grabar un disco, pero lo hacen y todo parece volverse contra ellos, protagonizan una huelga en el estudio de grabación en plena guerra del Golfo.

En el otoño del 90, Hispavox  pide un nuevo disco, quieren a la banda en el estudio y Loquillo y Sergio empiezan a trabajar en lo que será Hombres, donde abandonaran los estribillos fáciles.  En lo personal la banda se disgrega, Jordi se va a vivir a Madrid,  Tacker se recupera lentamente y Simón entabla una lucha interminable por su separación matrimonial.

Desde el estudio en Torrejón escuchan los aviones americanos despegar. Iñaki Altolaguirre  técnico de sonido del grupo les presenta una cinta con un tema “Brillar y Brillar” compuesto por un poeta aragonés Gabriel Sopeña, la canción pasa a formar parte del disco Hombres.

Gabriel Sopeña y Loquillo comienzan una colaboración  que aún continua.

Hombres, Simpatía por los Stones, Blanco y Negro, Diez Años Atrás, junto a Brillar y Brillar se convierten en clásicos de la banda, que alcanza con este disco el platino y tras la gira que resulta un éxito, Loquillo harto de la rutina disco-gira-disco-gira se larga al País Vasco para relajar la tensión, es hora de unas largas vacaciones, pero una cadena de desastres familiares convierten el 92 en un año de pesadilla.

En el País Vasco, Loquillo escribe mucho y siempre sobre el exilio y la nostalgia, Los Ojos Vendados, Jhon Milner, El Renegado son los nuevos títulos que estarán en Mientras Respiremos.

Son tiempos de revolución y cambios. Se hace con los derechos de sus canciones y funda su propia editorial, El Buitre (en recuerdo de aquellos que trataron de sacar mayor provecho de la banda).

Se encierra con la banda en el estudio y se graba lo que será Mientras Respiremos un disco de transición, en parte existencial, que reivindica al cantautor y los sonidos tradicionales del country. Dos versiones lo hacen brillar El Hombre de Negro, una versión de un clásico de Jhonny Cash, que resulta ser un traje a la medida para el Loco y Maldigo mi Destino en homenaje a Leslie y sus Sirex.

Durante la gira Tacker sufre un accidente que lo aparta de la circulación, y definitivamente de la banda , ya que los roces con el son continuos, lo sustituye Jordi Pegenaute que ya estuvo en puertas de ser un Troglodita y con su llegada revoluciona la banda y su sonido.

Es el año de los problemas fiscales, de la grabación del vídeo Los Ojos Vendados dirigido por Aitor Zabaleta, una visión amarga de las torturas en España, avalado por Amnistía Internacional, que es censurado. La presión se hace tan fuerte que Mientras Respiremos desaparece de la circulación quedándose a las puertas del platino. Loquillo se convierte en un personaje incómodo y su fama de hombre conflictivo aumenta, sus declaraciones suben de tono, colabora con asociaciones no gubernamentales y partidos progresistas y termina su gira con una actuación en la cárcel Modelo de Barcelona.

No acaban ahí los desastres, Jordi Vila decide no seguir siendo un lastre para el grupo Toma la decisión de ingresar en un centro desintoxicación y el Loco  le promete mantener su lugar en la banda.

Mientras Respiremos sale a la venta con un Loquillo en solitario frente al Cantábrico. Ilustrativo.